domingo, 11 de junio de 2017

Enseñanza pública

Me parece una medida excelente que la Junta bonifique el 99% de la matrícula de los estudiantes que aprueben el curso en las universidades andaluzas; siempre, claro está, que este coste no sea repercutido a las propias universidades. De hecho, la enseñanza pública debería ser gratuita en todos los niveles independientemente de la renta de los alumnos, y resulta alentador que sea Andalucía, una de las comunidades con los índices de paro y pobreza más altos de España, quien lidere esta iniciativa, que espero que imiten otras comunidades autónomas. Porque, sin duda, la inversión en educación debe ser prioritaria para cambiar la matriz productiva de la región, tradicionalmente apegada a la agricultura y el turismo, para sustituirla por una matriz del conocimiento. Pero se trata de algo más que del crecimiento económico y de las demandas del mercado de trabajo. Se trata de formar a universitarios, es decir, a personas que conocen las reglas del mundo y están preparadas para encontrar su lugar en él. Y para eso es necesario que la educación sea exigente, pero también desarrollada en unas instituciones flexibles y conectadas a la realidad, y ejercida por profesionales comprometidos con su trabajo y con la sociedad en que viven. Un gran ejemplo del poder y la función de la educación pública lo tenemos en Mohammad, refugiado sirio de once años y granadino de adopción, a quien nos presentaban Ángeles Peñalver y Ramón L. Pérez en IDEAL esta semana. Hace dos años Mohammad no sabía español, y hoy, sin embargo, es uno de los mejores alumnos de su colegio. Como explicaba su padre, Rabie Zahran, doctor en Historia, esto no hubiera sido posible sin el apoyo de los profesores y el director del CEIP Vicente Aleixandre. Y ahí tenemos a un padre que hace equipo con el colegio de su hijo para mostrarnos un modelo de integración social en unos tiempos en los que hay quien pone en duda las garantías del Estado de Derecho. Pues la mayor fortaleza de la democracia para enfrentarse al fundamentalismo es la educación, dándoles las herramientas a los jóvenes para que crean en nuestra sociedad y sean capaces de trabajar y desarrollarse en ella. Pero no es ése el camino que ha tomado España, que destina menos del 4% del PIB a educación, y donde casi el 23% de los jóvenes entre quince y veintitrés años ni estudia ni trabaja. Son cifras vergonzosas, que nos colocan a la cola de los países de la OCDE. Como sabe Mohammad, aprender es vivir dos veces.

IDEAL (La Cerradura), 11/06/2017